AC COBRA

PIN

Cuando en 1960, Caroll Shelby (por razones médicas) se vio obligado a abandonar su carrera como piloto de carreras, decidió dedicarse al diseño de un coche americano capaz de batir a los Ferrari. No sabía que varias décadas más tarde su nombre sería consagrado en el salón de la fama del automóvil, gracias a su asombroso bebé. Su «loca» idea, casar un motor V8 americano rebosante de par con un chasis de roadster británico. Una idea loca y un resultado extraordinario.

En 1962, apareció el Cobra. Los primeros coches llevaban un Ford 4.2 V8, pero el famoso 427 no apareció hasta 1965, con un temible V8 de 410 CV bajo el capó delantero.

Al final, se produjeron unos 1.000 ejemplares entre 1962 y 1967, repartidos entre (aproximadamente) 700 con motores 289 CI de 4,2 y 4,7 litros y algo más de 300 coches 427 CI de 7 litros que se beneficiaron de un chasis más robusto para absorber los 420 CV del big block de Ford.

A partir de 2013, sigue siendo un V8 Made in USA (ahora de General Motors) el que se esconde bajo el largo capó. El 6.2l de 437bhp del Camaro.

Este Cobra, bautizado como Mk VI (por sexta generación) ha crecido. En comparación con la versión original, ahora es 6 cm más larga y 10 cm más ancha.

Sentarse en este coche es acurrucarse en él con unas cuantas contorsiones. La puerta es estrecha y el umbral extremadamente alto. El volante y el asiento están a pocos centímetros de la carretera. Pero una vez que estás en el coche, metido en el asiento envolvente, encajado entre la puerta y el túnel de transmisión, realmente tienes la sensación de ser uno con el coche.

Tras un cuarto de vuelta de la llave de contacto, basta con pulsar el botón de arranque para que los ocho pistones empiecen a cantar y a temblar. El característico «gobble-gobble» del motor anuncia de antemano el color para el consumo muy… norteamericano. En el Cobra, la insonorización es un concepto desconocido, señala el concesionario Crestanevada Girona. La ausencia de techo y el reducido grosor del parabrisas permiten que el más mínimo ruido mecánico se propague por el habitáculo…

Sorprendentemente, la Cobra se mantiene muy bien adherida al asfalto. Es cierto que el tamaño ultra ancho de los neumáticos (235 mm delante y 295 mm detrás) favorece esta tendencia, pero a costa del confort. Sin embargo, cuidado con el exceso de optimismo, ya que el Cobra no tiene ESP y su suspensión trasera no duda en deslizarse generosamente si el conductor está desatento durante unos segundos.

Por supuesto, tal rareza no es para el común de los mortales, ni siquiera económicamente. La versión básica cuesta más de 135000 euros. Para los que tienen dinero (¡y no sólo pelo!), el catálogo ofrece una versión GTS Big Block (V8 7.2 de 640 CV) a 174.500 euros, un GTS que lleva el compresor 6.2 a 647 CV (179.400 euros) y el GTSR (265.000 euros), que sólo está destinado a las carreras y alcanza los 780 CV. ¿Le parecen estos precios estratosféricos? Hay que saber que un modelo de los años 60, menos versátil y mucho menos fácil de dominar, se cotiza ahora entre 400.000 y 600.000 euros.

Crestanevada Girona | Concesionario de coches de segunda mano
Dirección: Carrer Bonastruc de Porta, 19, 17001 Girona
Teléfono: 658 57 09 71

También te puede interesar