¿Qué es la trombosis venosa profunda?

PIN ¿Qué es la trombosis venosa profunda?

La trombosis venosa profunda (TVP) significa la formación de un coágulo de sangre en las venas profundas de las piernas. Las venas son los “tubos” que llevan la sangre de vuelta al corazón. En las piernas, hay venas superficiales (cerca de la piel) y venas profundas (entre los músculos). Cuando la sangre se coagula en estas venas profundas, se llama TVP.

La TVP es un problema de salud importante. Si no se trata, los coágulos de sangre pueden agrandarse o desprenderse e irse a los pulmones. Cuando esto sucede, se denomina embolia pulmonar. La probabilidad de morir por una embolia pulmonar es de más del 25%.

Pueden ocurrir trombosis venosas profundas en los brazos, pero son mucho más raras que las trombosis venosas profundas en las piernas.

¿QUÉ CAUSA LA TROMBOSIS VENOSA PROFUNDA?

Hay muchos factores de riesgo para las TVP. Estos se pueden agrupar en una de tres categorías. Estas categorías y los factores de riesgo correspondientes incluyen:

  • Lesión en las venas profundas que hace más probable la coagulación: pacientes con traumatismos, pacientes quirúrgicos (especialmente cirugía ortopédica y cirugía de cáncer)
  • Inmovilidad que provoca que la sangre se acumule y coagule en las piernas: hospitalización, pacientes posquirúrgicos, viajes prolongados (sólo un leve factor de riesgo)
  • Factores y enfermedades que aumentan la coagulación de la sangre: cáncer, embarazo, edad, historia de anteriores TVP, condiciones genéticas que causan un aumento de la coagulación, píldora anticonceptiva oral, terapia de reemplazo hormonal,

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LA TROMBOSIS VENOSA PROFUNDA?

Los síntomas más comunes de la TVP son el dolor y la hinchazón de la pantorrilla. Está bien establecido que los pacientes con estos síntomas pueden no tener TVP y que los pacientes con TVP pueden tener pocos síntomas. La primera presentación podría ser de una embolia pulmonar. Estos síntomas incluyen dificultad para respirar, dolor en el pecho y palpitaciones.

Años después de una TVP, hasta un 20% de los pacientes pueden desarrollar un síndrome post-trombótico. Este síndrome incluye hinchazón, pesadez, dolor y cambios en la piel de las piernas. Esto es el resultado de la obstrucción de las venas profundas de la pierna que causa complicaciones relacionadas con la presión.

DIAGNÓSTICO Y PRUEBAS PARA LA TROMBOSIS VENOSA PROFUNDA

La prueba más usada para la TVP es el ultrasonido dúplex. En esta prueba se pueden visualizar directamente las venas de la pierna y evaluar la presencia de coágulos. Otras pruebas sólo se utilizan en raras ocasiones. Estos incluyen tomografías computarizadas, resonancias magnéticas y venografía con contraste. En algunos lugares, un médico puede solicitar un análisis de sangre llamado prueba de dímeros D. Si el resultado es negativo, es poco probable que el paciente tenga una TVP. Sin embargo, un positivo (o un valor alto) tiene múltiples causas, por lo que se necesitarían más pruebas para hacer el diagnóstico de una TVP.

La prueba más comúnmente utilizada para el embolismo pulmonar es una tomografía computarizada.

MODIFICACIÓN DEL ESTILO DE VIDA PARA LA TROMBOSIS VENOSA PROFUNDA

Como se ha señalado anteriormente, los factores de riesgo de la TVP incluyen la inmovilidad, los traumatismos y los trastornos de la sangre que hacen que coagule con demasiada rapidez. Aparte de fomentar la actividad temprana después de la cirugía y evitar el reposo en cama, hay pocos cambios en el estilo de vida que puedan prevenir las TVP.

Para los pacientes que han tenido una TVP en el pasado y que ahora experimentan, pesadez en las piernas, dolor o cambios en la piel, las medias de compresión bajo la guía de un médico especialista en varices es la modificación más apropiada del estilo de vida.

MANEJO MÉDICO Y NO QUIRÚRGICO DE LA TROMBOSIS VENOSA PROFUNDA

Prevención: Los pacientes con alto riesgo de TVP incluyen aquellos que se someten a cirugía, pacientes hospitalizados, pacientes con traumatismos y pacientes con cáncer. Se ha demostrado que el uso de anticoagulantes (orales o inyectables) reduce el riesgo de TVP y de embolia pulmonar en estos pacientes. También se pueden utilizar dispositivos mecánicos como bombas de compresión de pantorrilla para prevenir la TVP.

Tratamiento: Cuando se ha diagnosticado una TVP o una embolia pulmonar, el tratamiento consiste en diluir la sangre de los pacientes con medicamentos: normalmente heparina (inyectable) seguida de medicación oral (coumadin) durante al menos 3-6 meses.

DIRECTRICES DE INTERVENCIÓN PARA LA TROMBOSIS VENOSA PROFUNDA

En los pacientes que tienen una TVP pero no pueden tomar anticoagulantes debido a una hemorragia activa o a una cirugía reciente, se puede colocar un filtro mecánico en la vena principal que drena la parte inferior del cuerpo. Estos filtros se colocan a través de las ingles utilizando un gran tubo intravenoso. La mayoría de los filtros modernos están diseñados para ser retirados una vez que sea seguro diluir la sangre del paciente de nuevo.

Otra razón para intervenir es cuando las venas de la parte superior de la pierna y de la pelvis causan una hinchazón significativa que puede perjudicar la función a largo plazo de la pierna. En algunas circunstancias, los médicos pueden recomendar la colocación de un medicamento disolvente de coágulos en las venas a través de un gran tubo intravenoso insertado en la pierna.

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO PARA LA TROMBOSIS VENOSA PROFUNDA

El tratamiento quirúrgico para la TVP es muy raro. En algunos pacientes, los coágulos en las venas de la parte superior de la pierna y la pelvis causan tanta presión en la pierna que los tejidos no pueden recibir el oxígeno y los nutrientes adecuados. En estas circunstancias, se realiza una cirugía para eliminar físicamente el coágulo.

TRATAMIENTO ENDOVASCULAR PARA LA TROMBOSIS VENOSA PROFUNDA

El tratamiento endovascular de la TVP se examinó más arriba en relación con las indicaciones para la intervención.

¿CUÁNDO DEBO VER A MI MÉDICO?

Si tiene factores de riesgo para la TVP y tiene algún síntoma, debe consultar a su médico. Él o ella considerará su caso particular y procederá con las investigaciones si es necesario. Si ha tenido una TVP en el pasado y ahora tiene síntomas de dolor y pesadez en las piernas, puede estar experimentando un síndrome post-trombótico. Su médico podrá aconsejar el tratamiento o hacer los arreglos para una remisión apropiada.